Conocé a Agustín Sullivan, el "chico Sandro" que deslumbra en la tira

El actor de 28 años e increíble parecido ganó el rol para interpretar a 'El Gitano' más joven y cambió su vida. La serie comienza este martes por la pantalla de Canal 9 Televida.

Mónica Bruni, profesora de teatro, miró de reojo a Agustín Silluvan le dijo: "En vos veo a Sandro joven". Esto ocurrió hace una década. Agustín sonrió, pero por entonces el comentario era intrascendente. Ahora, el joven encarna a El Gitano en sus inicios en la tira que esta noche comeinza por la pantalla de Canal 9 Televida.

El más joven de los tres Roberto Sánchez en Sandro de América, es uno de los responsables de que la serie dirigida por Adrián Caetano sea lo más visto de la televisión argentina en lo que va del año. "Las nenas" están conmovidas por el "clon": los labios gruesos, el "dibujo" de los ojos, rasgos como calcados.

Nieto de irlandeses, Agustín Sampietro Sullivan se crió en Las Cañitas. Nació en Buenos Aires, el 31 de diciembre de 1989, cuando Roberto Sánchez tenía ya tres décadas de kilometraje artístico y estaba a punto de debutar con programa propio -Querido Sandro-, por Canal 13.

"Le rogué a mi mamá que me llevara para actuar en Verano del 98, no me dejó, pero insistí tanto que aceptó llevarme a un casting de Chiquititas", contó a Clarín. La suerte no estaba todavía de su lado. El consuelo fue ingresar al taller de teatro del colegio Esquiú, de Belgrano.

A los 11 años se inscribió en la escuela de Norma Aleandro y Oscar Ferrigno. A los 16 pasó a las aulas de Agustín Alezzo. Por entonces Don Alezzo no quería aceptarlo en sus filas, debido a la minoría de edad. Sullivan se plantó con el uniforme del colegio y lo convenció.

Formó parte del elenco teatral de Los padrinos mágicos y, un año después, de Hi-5. La TV argentina seguía siendo su obsesión. Más de 20 casting y el 'No' como respuesta.

Sullivan sólo tenía recuerdos de la conmoción popular que ocasionó la muerte de Sandro, en 2010. Apenas fue seleccionado para el rol, no paró de "deglutir" videos y de analizar cada párrafo del libro de Graciela Guiñazú en el que se basó la historia.

 

El foco de Agustín estuvo puesto en la franja que le tocó, que va desde los 16 a los 32 años de Sandro. Para el rol tomó clases de armónica, piano y guitarra.

 

 


Comentarios