Informe: despertar temprano afecta el rendimiento escolar

En Mendoza, los expertos aconsejan que lo principal es dormir las horas indicadas, mientras que en la DGE señalan que es un problema recurrente.

Un estudio publicado por la revista Nature comprobó que 6 de cada 10 alumnos adolescentes necesitarían empezar, al menos, media hora más tarde para tener un mejor rendimiento en el colegio. La investigación agrega que, al tratarse de una edad con hábitos más nocturnos, tienen más problemas para adaptarse al horario escolar.

El estudio, presentado por los biólogos Benjamin Smarr, de la Universidad de California, y Aaron Schirmer, de la de Northeastern Illinois, se basó en una evaluación de dos años a casi 15.000 estudiantes, en quienes encontraron que sólo 40% tiene su reloj biológico sincronizado con sus horarios de escuela: el resto sufre un “jet lag social” y obtiene peores notas.

Esta investigación trae una serie de implicaciones para los adolescentes y su entorno que van desde lo neuronal a lo psicológico y social: tanto influye el factor del horario por encima de la cantidad de horas de sueño como las decisiones que deben tomar los colegios con los turnos de la mañana.

Una pausa necesaria

El jefe de Neurología Clínica del Hospital Central, Andrés Barboza, advirtió de que el dilema principal está en los hábitos de sueño que se plantean en la actualidad: muchas más distracciones en la noche, que, cuando se cruzan con las responsabilidades al día siguiente, se traducen en poco descanso.

“Lo prioritario es dormir la cantidad de tiempo aconsejada, que ronda las ocho horas. Existen estudios que avalan que en tan sólo 24 horas ya se sienten los efectos de un mal sueño: el cerebro tiene problemas con el aprendizaje y la toma de decisiones. Si eso se hace crónico, las consecuencias empiezan a ser más visibles”, explicó.

De hecho, en el cerebro de los adolescentes aún se están desarrollando esas mismas tareas, vinculadas principalmente al lóbulo frontal, como la planificación, la capacidad de postergar decisiones hasta considerar toda la información o evitar la procrastinación.

Por lo tanto, Barboza señaló que lo fundamental es descansar el tiempo suficiente. Aún así, el horario en que se despierta también cumple un papel secundario. “Somos una especie con ritmo circadiano, es decir, que no ‘funciona’ bien de noche. Si uno se despierta muy temprano y todavía está oscuro, puede afectarle. Esto ocurre casi siempre en el invierno o en los países de latitudes extremas, donde hay pocas horas de sol. Sería imposible para ellos vivir si fuese lo principal”, puntualizó.

Empezar con algo "liviano"

Empezar con algo “liviano”. La directora de Escuela Primaria de la Dirección General de Escuelas, Valeria Rómoli, explicó que se ha hecho la sugerencia a los colegios, sobre todo a los 430 con jornada extendida, que las materias que requieren mayor atención o “son más duras”, se enseñen de 9 a 11.

“Lo mismo ocurre para los que estudian después del almuerzo, que lo más complejo vaya después de la segunda hora”, señaló. La idea es que al principio estén las artísticas o que se amenice el contenido a través de la lectura.

Si bien Rómoli señaló que esas “materias duras” suelen ser las relacionadas con Matemática, el director general de Escuelas, Jaime Correas, indicó que “todas las materias tienen la misma importancia y sería difícil aplicar a todo ese criterio”.

Además, Correas sugirió a los padres que cuiden el horario de sueño de sus hijos. “Siempre se ha dicho que hay un problema en despertarse temprano, pero, lo que vemos hoy es que, en realidad, se duerme menos”, apuntó.

Esta semana, el diputado del Partido Demócrata Marcos Niven propuso que se modifiquen los horarios de las oficinas públicas y de dictado de clases en las escuelas para aprovechar mejor las horas de luz solar. Sin embargo, el director adelantó que existen varias complicaciones para aplicarlo.

“Creo que sería difícil implementarlo como lo ha planteado: sólo afecta al sector público, cuando los padres que trabajan en el sector privado seguirían en el mismo horario y es un problema para ellos llevarlos. Es algo que para hacerse tiene que involucrar a toda la sociedad y generar un movimiento de tal magnitud es complicado”, consideró.

Comentarios