La trampa que le tendieron a la madrastra ases el cuerpo de Gabriel Cruz

Los investigadores sospechaban de Ana Quezada por sus contradictorias declaraciones y decidieron de la policía para ver su reacción

Gabriel Cruz, de 8 años de edad, desapareció en la comarca de Las Hortichuelas, en Níjar (Almería, sur de España), el pasado 27 de febrero t dirigirse a la de unos familiares, situada a escasos metros. El niño nunca llegó al destino y la investigación comenzó desde entonces. Una marcha convocada por la madre de Gabriel alertó a toda España sobre la búsqueda del niño, quien fue hallado sin vida en el maletero del esposa del padre del menor, a unos 60 kilómetros del último lugar donde el menor fue visto con vida.

Las sospechas sobre Ana Julia se potenciaron por sus contradictorias respuestas en los interrogatorios y por haber sido la última pe mañana de ese 27 de febrero.

Una de las pruebas definitivas es que fue ella quien encontró una camiseta con rastros del menor en un lugar explorado por las autoridades. Para confirmar sus sospechas, los investigadores le tendieron una trampa a Quezada y, en el último interrogatorio, le hicieron creer que se encontraba el cuerpo de Gabriel.

El temor de la mujer reveló el verdadero sitio donde se encontraba el cadáver: Ana Julia condujo hasta el lugar rápidamente, sacó el una manta y lo puso en el maletero donde fue encontrado por la policía horas después. Todos estos movimientos fueron observados de lejos sospechas sobre la mujer, según informó la cadena BBC. Tras la captura de Ana Julia Quezada, aún queda por investigar si ella actuó sola o hay más personas involucradas en el crimen. La a Cruz fue estrangulado el mismo día de su desaparición, el pasado 27 de febrero.

Comentarios